Martes, 07 de octubre de 2008


"¡Oh Dios mío! ¡Han matado a Kenny!" Sepultado por la lava, devorado por una bandada de pavos o descuartizado por un ventilador, el pequeño personaje de South Park ha caído muerto episodio tras episodio desde 1997 en una especie de ritual. "Simplemente nos encantaba matarle", confesaron los creadores de la serie en su momento, aunque con el tiempo terminaron por arrepentirse, ante la obligación de encontrar nuevas formas de acabar con el personaje.

Gracias a la legión de seguidores de la serie, las muertes de Kenny pueden disfrutarse en diversas recopilaciones de Youtube o en la maravillosa entrada de Wikipedia, en la que se enumeran una a una las muertes del pequeño en cada capítulo.-Via Batisfera-



Comentarios