Domingo, 05 de octubre de 2008
    Hitler encargó a un comité de expertos que estudiara si las langostas, centollos y cangrejos sufrían menos al introducirlos en agua hirviendo o elevando paulatinamente la temperatura del agua. Los analistas concluyeron por unanimidad que el sufrimiento era menor en agua hirviendo, y Hitler prohibió cocinarlos de otra manera.

    Si al final va a resultar que tenía hasta corazoncito...
Publicado por Samala @ 7:00  | M?s sabe el brujo por...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios