Lunes, 31 de marzo de 2008
El software y las catedrales se parecen mucho. Primero lo construimos, despues rezamos.
Anonimo

Comentarios