Jueves, 03 de enero de 2008
Imagen
Y no es broma.
Hace cuatro a?os uno de los empleados de una oficina de recaudaci?n de impuestos del sur de Francia comenz? a sentir muy d?bil una de sus piernas.

El tipo, que entonces ten?a 40 a?os, parti? asustado al m?dico. Cuando no le encontraron nada en la pierna enclenque los doctores decidieron estudiar su cabeza, para ver si la debilidad ven?a de ah?. Y entonces ocurri? lo ins?lito: al hacer los ex?menes los m?dicos se encontraron con un tremendo espacio lleno de agua que ocupaba el lugar en el que deber?a haber estado el cerebro del funcionario p?blico.

El hombre, que trabaja como el com?n de los humanos y que es casado y tiene dos hijos, se enter? que es casi un descerebrado. Ahora su caso se conoci? gracias a la revista cient?fica brit?nica ?Lancet?, que public? un art?culo donde un grupo de neur?logos de la Universidad de Marsella cuentan la historia de este oficinista, es decir, la haza?a de vivir casi sin materia gris.

Cuando era recien nacido este hombre, cuyo nombre no fue revelado? sufri? de hidrocefalia. En el interior de su cabeza se acumulaba un mont?n de l?quido cefalorraqu?deo, que cumple, entre otras, la funci?n de amortiguador del cerebro y la m?dula espinal. A los seis meses de edad le pusieron una v?lvula en su cabeza para drenar todo ese l?quido. Se la sacaron cuando ten?a 14 a?os. Pero algo pas? y el l?quido sigue siendo due?o de su cabeza.

Los m?dicos le hicieron un esc?ner y una resonancia magn?tica y s?lo encontraron un espacio negro, que ellos explicaron doctamente como una ?ampliaci?n masiva? de los ventr?culos laterales, es decir de las c?maras que hacen de coj?n del cerebro y que usualmente son peque?as. En este caso, son casi todo y la famosa materia gris qued? relegada a una peque?a capa que est? casi pegada al hueso del cr?neo.

Para entender mejor la situaci?n, le hicieron un test de inteligencia al funcionario. Calific? con 75 de Coeficiente Intelectual, es decir la mitad de Madonna, que se empina por los 150 de los superdotados y 30 puntos m?s abajo que el com?n de la gente. Pero como explic? el doctor Lionel Fuillet, quien est? a cargo del tratamiento de este hombre, los 75 de CI no le han impedido llevar una vida de lo m?s normal.

Y no es el ?nico que va por la vida con la cabeza medio hueca.

?Este caso es extremo, pero hay otros pacientes con una cantidad de cerebro impresionantemente peque?a?, explic? Florian Heinen, experta alemana. Por lo menos, les queda el consuelo de que sus cabezas est?n bien amortiguadas.
Comentarios