Viernes, 12 de octubre de 2007
Imagen
Su origen
Aunque los griegos atribuyen el invento de la llave a Teodoro de Samos, y remontan su uso a tiempo de Homero, hace casi 4.000 a?os aparecieron en Egipto las primeras puertas con cerradura.

Estas se pod?an abrir desde fuera con una lleve de madera.
En un principio, las puertas se cerraban mediante pestillos de madera que se introduc?an lateralmente en el o en una grapa fijada en la propia hoja de la puerta.

Despu?s, los pestillos se aseguran con uno o varios pernos, que se elevan f?cilmente y penetran desde arriba en los orificios practicados en el pestillo. Desde el exterior, se accionan con ayuda de una llave y una barra dotada de las corrientes elevaciones, que se introduce a trav?s del ojo de la cerradura llegando hasta los pernos. Como las primeras llaves se romp?an con gran facilidad, la madera fue sustituida por el hueso y posteriormente por el duro metal.
Comentarios