Mi?rcoles, 12 de septiembre de 2007
...Marcel Proust regres? cierto d?a a su pueblo natal y, como cuando era peque?o, pidi? magdalenas para desayunar. Cuando iba a comer la primera magdalena, el aroma y sabor de esta pasta le evocaron esos recuerdos de su infancia que parec?an olvidados. Parece ser que este fue el motivo que lo impuls? a escribir ? la recherche du temps perdu. Proust sent?a un cari?o casi enfermizo por su madre. Se dice que su ?ltima palabra fue "madre".

Comentarios