Viernes, 01 de junio de 2007
Imagen
Un proyecto muy especial.
En plena Segunda Guerra Mundial el m?dico dan?s Olen Hannussen recibi? un encargo muy especial: crear una mu?eca hinchable para que las tropas pudiesen desahogar sus necesidades sexuales con ellas y as? evitar los m?ltiples contagios de enfermedades ven?reas y prevenir las continuas violaciones que sufr?an las mujeres, pero esto ?ltimo ten?a una segunda lectura, ya que as? se preservaba el tener que mezclar a los soldados de raza ?aria? con extranjeras.

Esta genial idea llevaba el nombre de ?El proyecto Borghild? y su ?ide?logo? no fue otro que Adolf Hitler. Las mu?ecas hinchables deber?an tener "una altura de 1,76, labios y pechos gigantes, piernas, brazos y cabeza articulada y un ombligo bien dise?ado".
Dicho proyecto estuvo supervisado directamente por el jefe de las SS Heinrich Himmler.

Para el dise?o de las mu?ecas se seleccionaron una serie de mujeres populares de la ?poca, que iban desde deportistas hasta actrices. Las atletas Wilhelmina von Bremen y Annette Walter no tuvieron problema en prestar sus esculturales cuerpos para que las ?Borghild? fueran como ellas. Sin embargo Himmler se encontr? con la negativa de la actriz K?the von Nagy, ya que ?sta no quiso prestar su rostro para hacer un molde de bronce para la cara de la mu?eca.

El proyecto no lleg? a ver la luz, ya que la f?brica, situada en Dresden, donde se efectuaban las primeras mu?ecas, fue destruida tras ser bombardeada por los aliados.
Comentarios