Viernes, 09 de febrero de 2007
Imagen
Del infierno a la vida.
Corr?a a 320 kil?metros por hora. El piloto australiano Ryan Briscoe, del equipo Target Ganassi, luchaba por un buen puesto en la carrera de la Indy Racing League aquel 11 de octubre de 2005.

Cerca, muy cerca, otro participante, Alex Barron, y el muro de contenci?n del circuito. ?Qu? pas?? ?C?mo pudo verse su monoplaza envuelto en llamas y partido en tres? Un descuido, un peque?o toque y el infierno en vida, la pesadilla, la muerte a escasos mil?metros.

Balance: dos clav?culas rotas, da?os en los pulmones, un hueso roto en el pie, contusiones diversas y m?ltiples heridas. La firme estructura del cockpit (espacio donde va sentado el piloto) le salv? la vida. En 2006 el que fuera piloto probador del equipo Toyota de F1 volvi? a competir en las 24 Horas de Daytona.

Increible...pero cierto.
Comentarios