S?bado, 30 de diciembre de 2006
Imagen
La nave de los locos
El ?Bethlem Royal Hospital? de Londres es el manicomio m?s antiguo del mundo. Se fund? en el a?o 1247 con el fin de albergar a todo tipo de "lun?ticos" y enfermos mentales. Sin embargo, gracias a sus m?todos brutales, pronto empez? a conocerse como el Hospital de ?Bedlam?, que en ingl?s significa confusi?n o foll?n. El nombre se lo pusieron los londinenses que escuchaban los gritos que sal?an del edificio, gritos de locos enjaulados o encadenados a las paredes.

Los casos m?s interesantes son los de dos extra?os artistas: Louis Wain y Richard Dadd. El primero desarroll? una aut?ntica obsesi?n por los gatos, sus pinturas de mininos antropom?rficos, que fuman, toman el t? o juegan al bridge, eran muy valorados en la Inglaterra victoriana y durante a?os produjo millares de ellos. Wain vivi? encerrado en su casa con tres hermanas solteras y 17 gatos, hasta que, al cumplir 57 a?os, aparecieron los primeros s?ntomas. De pronto, algo empez? a sucederle a sus gatos. A medida que avanza su esquizofrenia, su expresi?n se hac?a m?s exagerada y siniestra, Wain empez? a dar largos paseos nocturnos y a hablar de enemigos que influ?an en su mente a trav?s de rayos el?ctricos. La evoluci?n de sus dibujos a?n sigue siendo estudiada en las clases de Psiquiatr?a.

Imagen

El pintor victoriano Richard Dadd no estaba obsesionado con los gatos pero s? con las hadas. A los 20 a?os, con una prometedora carrera como pintor, Dadd hizo un viaje a El Cairo y se pas? cinco d?as fumando hach?s en una cachimba. Alrededor del cuarto d?a, le pareci? que el burbujeo de la pipa le hablaba, hasta que comprendi? que se trataba de un mensaje del dios egipcio Osiris, que se dirig?a a ?l en un lenguaje de burbujas.

Al cabo de unas semanas, de regreso a Inglaterra, Dadd le parti? la cabeza a su padre con un machete y se deshizo del cuerpo. Cuando le capturaron, la polic?a le requis? una lista con los nombres de las personas a las que se propon?a eliminar por orden de Osiris, empezando por su padre y terminando por el Papa de Roma.

Richard Dadd fue confinado de por vida en el hospital de Bedlam. All? sigui? pintando sus cuadros de hadas, pero dedic? nueve largos a?os a terminar una obra en concreto: ?El gran golpe del le?ador m?gico?. En ella, un grupo de duendes y hadas observa a un extra?o le?ador que sostiene su hacha y lanza un golpe hacia la nada. Fue tal la cantidad de capas que Dadd fue agregando obsesivamente, que la pintura adquiri? un efecto tridimensional. Hoy es una de las obras m?s deslumbrantes de la Tate Gallery de Londres.
Comentarios