Domingo, 24 de diciembre de 2006
Imagen
Una bonita historia.
Cuando Dios cre? la naturaleza en la Madre Tierra,
les pidi? a las plantas que crearan sus mejores flores
para entregar al mundo y que cada una seleccionara las
estaciones del a?o para su nacimiento. Tambi?n les
pidi? que siempre dieran a todo aquel que las tomara
en sus manos y en su vida, todo lo mejor de ellas:
belleza, amor, armon?a y sabidur?a.

Cierto d?a Dios vio que una planta en especial desde
el momento de su nacimiento daba todo lo m?s sagrado
que se encontraba en su esencia, con el fin de ser
elegida por los humanos para llevar a sus vidas la
belleza, amor, armon?a y sabidur?a que su creador le
hab?a entregado como misi?n.

Por m?s que se esforzaba por ser elegida, nadie
paraba ante ella para admirarla. Nadie la apreciaba
pues su flor era muy peque?a y sus hojas muy grandes;
esto la entristec?a. Sin embargo siempre entregaba su
energ?a m?s pura y luchaba por ser feliz aun cuando
ning?n hermano la quer?a.

Dios al ver esto fue hasta la planta y le dijo: ?Veo
que eres una planta muy hermosa y que realizas tu
misi?n con mucho amor aun cuando tu belleza no es
valorada y eso te entristece; sin embargo luchas por
ser feliz hasta lograrlo dando tu amor incondicional a
tus hermanos pues sabes que lo necesitan. Por eso te
doy mi sangre, esencia pura y la deposito en tus hojas
transform?ndolas en el rojo m?s hermoso, y
convirti?ndote por tu amor y sabidur?a, en la flor m?s
bella, en la ?poca m?s importante de esta Tierra. T?
ser?s la representante del amor y la esencia divina
del universo?.

Desde aquel momento la planta de flor peque?a y
grandes hojas se transform? en la bella Flor de
Nochebuena haci?ndola la m?s representativa del
renacimiento del amor y la esperanza en este planeta y
en todo el universo.

Siendo acogida por los humanos cada a?o en sus
hogares, logrando as? que esta flor hermosa cumpla con
la misi?n de traer: belleza, amor, sabidur?a y armon?a
a las vidas de todas las personas de la Tierra.

As? la Flor de Nochebuena cumple con la misi?n que
Dios dej? con su sangre en sus hojas: amor y esperanza
para todos en la Tierra.
Comentarios