Lunes, 30 de octubre de 2006
Imagen
IKEA

La palabra IKEA est? formada por las iniciales de su fundador Ingvar Kamprad (I.K.) m?s la primera letra de Elmtaryd y Agunnaryd, que son la granja y la aldea donde creci?, respectivamente. Fue fundada el a?o 1943 en la provincia de Smoland, Suecia.


Ingvar Kamprad nace un 30 de marzo de 1926 en la granja de Elmtayrd, en un pueblecito llamado Agunnaryd, en regi?n sueca de Smaland. Un terru?o de naturaleza austera en la que los habitantes se rinden ante la pobreza de la tierra y no tienen otro camino que aprender a vivir del ingenio fundador de IKEA y cuarto hombre m?s rico del mundo, sac? provecho de esa lecci?n.

En la Suecia de los a?os 30, un peque?o de apenas siete a?os de edad se las ingeniaba para ganarse algunas coronas a trav?s del 'comercio hormiga', aunque apenas alcanzaba un metro de estatura, su visi?n no estaba nada desencaminada: acercaba a casa de los vecinos productos de uso cotidiano: bol?grafos, relojes, billeteras, marcos para fotograf?as o cerillas para encender el fuego. En tiempo de Pascua, pescado; en Adviento, adornos navide?os. Todo siempre a un precio interesante.

"Mi primer buen negocio fue la venta de semillas, una primavera fui con mi madre a elegir las mejores para los huertos y jardines, y luego fui a ofrecerlas a los vecinos hasta su casa para aprovisionarlos para el verano. Me compraron mucho, o al menos eso sent?a yo entonces, suficiente para que las ganancias me alcanzaran para comprarme mi primera bicicleta. Ten?a 11 a?os", narra Ingvar Kamprad.

En 1943, el padre de Ingvar lo premi? con un bono econ?mico por su buen desempe?o acad?mico. Con ese dinero, compr? algunos muebles de bajo costo, pero buena calidad y comenz? a promoverlos entre los vecinos. Los vendi? y reinvirti? todo lo obtenido. Un par de a?os m?s tarde, contrat? un peque?o almac?n y una l?nea telef?nica, se anunci? en los peri?dicos locales y comenz? a imprimir un cat?logo de ventas por correo.

Hab?a nacido IKEA, y su propietario, con apenas 21 a?os de edad, le rentaba a un amigo lechero su cami?n para repartir los muebles que vend?a. Toda una aventura.

En 1951 ya ten?a 10 empleados. Uno de ellos tuvo una idea que le ha reportado millones de francos de utilidades a Kamprad: desmontar las patas de una mesa para permitir su transportaci?n en coche, y para reducir los riesgos de da?o durante el traslado.

IKEA comenz? una nueva era en el embalaje y almacenamiento de muebles, pues al poder guardarse de esa forma, ocupaban menos espacio y los ahorros se tradujeron en precios m?s competitivos para sus clientes.

La primera gran tienda IKEA se inaugur? en ?lmhult (Suecia), en 1963, y un par de a?os despu?s le sigui? la de Estocolmo, que en una superficie de 45.800 metros cuadrados emula a un buque parecido al museo neoyorquino de Guggenheim.

Detr?s vinieron las tiendas de Noruega y Dinamarca. El a?o 1973 fue clave para IKEA y para Kamprad. Inaugur? su primera tienda en Z?rich, y comenz? a conocer todo lo que Suiza pod?a ofrecerle en el terreno empresarial y personal.

En aquel momento s?lo sembr? una semilla como aquellas que vend?a a sus vecinos en Suecia. Pero tres a?os m?s tarde (1976) se estar?a mudando a Lausana junto con toda su familia, y desde entonces, radica y administra todos sus negocios desde territorio helv?tico.

En 1975, IKEA salt? del Viejo Continente a Ocean?a, para establecerse en Australia. En los 80, conquist? Estados Unidos; en los 90, abri? una primera tienda en China; y en el nuevo milenio, se introdujo en Rusia.

El primer boicot que enfrent? en su vida tuvo lugar en 1955, IKEA ten?a poco m?s de una d?cada de operaci?n, y sus principales proveedores de muebles le amenazaron con no venderle m?s si segu?a reduciendo costo y abaratando los productos al consumidor final.
La salida: dise?ar sus propios muebles. Los otros proveedores terminaron por ceder y luego de algunos a?os, equilibr? la producci?n propia con la que compraba a otros.

M?s tarde, en 1980, cuando la presencia de la mueblera hab?a conseguido un buen desempe?o en Alemania, el gobierno de este pa?s anunci? una nueva legislaci?n que prohib?a el uso de pl?stico PVC ?que IKEA utilizaba para el embalaje de sus productos- por considerarlo contaminante.

La salida: cambi? a embalajes 'verdes' y desarm? a sus cr?ticos.
En lo personal y en lo empresarial, los seis mandamientos de Kamprad son:

1.- S?lo dejas de cometer errores mientras duermes.

2.- Divide tu vida en unidades de 10 minutos y sacrifica las menos posibles en actividades insignificantes.

3.- La burocracia complica y paraliza. La planificaci?n en exceso es la principal causa de 'muerte corporativa'.

4.- Termina el trabajo que tienes pendiente cada d?a. Es el mejor somn?fero.

5.- La felicidad no est? en alcanzar tu objetivo, sino en el camino hacia el objetivo, as? que quita la palabra imposible de tu diccionario.

6.- Reflexiona: si es bueno para nuestros clientes, lo ser? tambi?n para ti en el largo plazo.


Las dos mujeres que ha habido en la vida de Kamprad se llaman Kerstin y Margaretha. Con la primera se cas? en 1950, a los 24 a?os de edad. Pero fue su segunda esposa, Margaretha, con quien vive en el cant?n de Vaud, la madre de sus tres hijos: Peter (39 a?os), Jonas (36) y Mathias (34).

Por ejemplo, entre 1945 y 1948, a?n soltero y veintea?ero, form? parte de grupos nazis. Esta etapa coincidi? con el arranque de IKEA en el mercado.

"Ahora lo lamento much?simo. Fue una gran estupidez de mi juventud y creo que jam?s terminar? de arrepentirme lo suficiente", narra en el libro 'Leading by Design: The IKEA story', que escribi? junto con Bertil Torekull, y public? en 1998.

Dicho escrito se convirti? tambi?n en el espacio cat?rtico en el que ventil? y san? una adicci?n que lo lacer? durante 30 a?os: el alcoholismo. Hace tiempo que lo dej? atr?s, pero le hizo perder tiempo y energ?a valiosa, afirma.

Vive en Suiza desde hace m?s de 30 a?os por dos razones que expresa sin empacho alguno: la bondad de su sistema impositivo y por ser un pa?s peque?o que se parece mucho a su Suecia natal.

Todo un personaje, Kamprad a pesar de ser el cuarto hombre m?s rico del planeta, se transporta a?n en un Volvo del a?o 90, utiliza todas las hojas en las que escribe por las dos caras y de tanto en tanto, contesta personalmente algunas llamadas de los clientes.
Publicado por El_brujo_66 @ 7:00  | Vamos a renovarnos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios