Mi?rcoles, 11 de octubre de 2006
Imagen
?De donde proviene este saludo?
En Oriente:
Resulta interesante saber que el apret?n de manos no es producto de la sociedad moderna, ni tampoco exclusivo del mundo Occidental. Su origen se remonta a m?s de 5 mil a?os en el pasado, atestiguado por jerogl?ficos Egipcios que representan pactos y arreglos entre hombres y deidades que, solemnemente, aprietan sus manos en se?al de acuerdo.

Sin embargo, uno de los antecedentes hist?ricos m?s importantes proviene de Babilonia hace casi unos 4 mil a?os, m?s exactamente en el 1800 AC. Durante la festividad de A?o Nuevo el monarca babilonio deb?a realizar un cort?s acto de sumisi?n ante el Marduk -m?ximo Dios Babil?nico-. Este acto consist?a en dirigirse hacia la estatua de dicha deidad y, en se?al de respeto, estrechar su mano. Este acto, que originalmente significaba el traspaso o conferencia de poder se vio modificado tras una gran guerra.

Cuando los Asirios invaden Babilonia, sus reyes, quienes se ven obligados a continuar con dicho acto como se?al de respeto para evitar que el pueblo conquistado se rebele, empiezan a estrechar la mano de Marduk. Prontamente los Asirios comenzar?an a creer que esto era una tradici?n general y la adoptar?an llevandola como suya a todo Medio Oriente.

En Occidente:
En Grecia y Roma se estilaba a saludar estrech?ndose las manos pero de manera diferente de como lo hacemos hoy en d?a. All? se estrechaba agarrando la mu?eca de la otra persona y apretando fuerte. Esto, si bien tanto en la Grecia post-hom?rica como en Roma se convirti? en una costumbre, viene de un ritual muy antiguo.

Cuando en las primeras etapas de Grecia, marcada por varios dialectos y subculturas, se encontraban dos aldeanos de pueblos diferentes en el medio del campo, o viajeros en los caminos desolados, lo primero que hac?an era retirar sus dagas y ver como reaccionaba la contraparte. Si ?sta mostraba signos de no querer pelear se proced?a a guardar la daga y agarrar fuertemente la mu?eca derecha del contrincanteen se?al de que uno no retirar?a su daga y lo apu?alar?a a traici?n-, entonces ah?, podr?an dialogar tranquilamente y saber si la otra persona ten?a algo para intercambiar o comprar.
Comentarios