Martes, 15 de agosto de 2006
Imagen

El d?a en que este viejo y ya no sea el mismo ten paciencia y compr?ndeme, cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide como atarme mis zapatos, tenme paciencia, recuerda las horas que pase ense??ndote hacer las mismas cosas.

Si cuando conversas conmigo repito las mismas palabras y sabes de sobra como terminan, no me interrumpas y esc?chame. Cuando eras peque?o, para que te durmieras tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerraras los ojitos.


Cuando me veas in?til e ignorante frente todas las cosas tecnol?gicas que ya no podr? entenderte, suplico que me des todo el tiempo que sea necesario, para no lastimarme con tu sonrisa burlona.

Acu?rdate que fui yo quien te ense?? tantas cosas comer, vestirte, y como enfrentarte a la vida tan bien como lo haces, todo ello es producto de mi esfuerzo y perseverancia.

Cuando un momento mientras conversamos me llegue a olvidar de lo que estamos hablando dame todo el tiempo que sea necesario hasta que me recuerde y si no puedo hacerlo no te impacientes tal vez no era tan importante lo que quer?a es estar contigo en ese momento.


Siempre quise lo mejor para ti y he preparado los caminos que haz debido recorrer.


Te quiero, no lo dudes.

Comentarios