Lunes, 06 de febrero de 2006
Imagen
A ver si hay suerte

Hay gente, mucha gente, que pasa su existencia dej?ndose vivir, escurri?ndose de todo esfuerzo, sin arrimar jam?s el hombro a nada; en simbiosis parasitaria con la familia, los amigos o la sociedad; quej?ndose de todo y a todos; culpando a todo y a todos de las injusticias que la vida y la gente comete contra ellos... y esperando siempre "a ver si hay suerte".

Gente que f?a a las quinielas, al cuponazo o a la primitiva lo que niega al trabajo y al esfuerzo. Gente que quiere recoger sin sembrar o a lo m?s, catar las uvas, reci?n plantada la vi?a, el esfuerzo est? de m?s.. No quiere saber que el fruto exige siempre saz?n y la cosecha, tiempo y tempero. Que hay que sembrar para poder recoger. Que hace falta millones de flores para un kilo de miel, y muchos a?os para la esplendorosa frondosidad de un cedro. La calidad no se improvisa. Nadie se hace un "Alonso" de la noche a la ma?ana; ni tampoco, un experto mec?nico, un buen escritor o un buen trabajador de empresa. Ni se gana una oposici?n o se es un as inform?tico s?lo por la cara bonita de un lider del sector que sea. Indudablemente un "Zidane o un Ronaldinho" no se hicieron craks sin esfuerzo y dedicaci?n.

Las personas que engordan y alimentan el "a ver si hay suerte", casi siempre represntan el grueso de la chapuza nacional.

Hay que poner manos a la obra y no escatimar esfuerzo. Y dar tiempo al tiempo. Y saber esperar, sin bajar la guardia. Y creer de continuo en el propio trabajo y que ?ste merece la pena.

"A ver si hay suerte" es la soluci?n m?s c?moda para cuantos problemas y situaciones puedan plantearse en la vida. Pero es tambi?n la m?s est?ril y la menos eficaz. Y adem?s es la excusa m?s torpe para cohonestar la vocaci?n de z?ngano en la sociedad y el fracaso de la propia vida.

Adem?s estos que anteponen la vocaci?n " aver si hay suerte" normalmente son aquellos que creen que el triunfo de los dem?s en cualquier campo esta basado en lo mismo..."suerte"

"A ver si hay suerte" no es ya s?lo tentar a la suerte, es incluso
el preincipio para hacer culpable a Dios y la sociedad de nuestros fracasos.

Amiguetes, esfuerzo y dedicaci?n deben ser los pilares para el cumplimiento de cualquiera de nuestros objetivos, la suerte solo debe ser un anexo.
Comentarios