Viernes, 12 de diciembre de 2008

Jennifer Lloyd tiene que evitar mirar la televisión cuando pasan alguna película de miedo o escenas con sobresaltos. Jennifer es uno de los escasos casos médicos documentados de enfermedad de Addison poliglandular. Una patología que la hace enfermar con cualquier susto o impresión.

Su cuerpo es incapaz de producir adrenalina allá donde el resto de mortales nos dopamos: montañas rusas, películas de miedo, deportes de riesgo. Incluso una buena noticia o sorpresa pone en marcha los mecanismos de segregación que en Jenni no funcionan. La falta de adrenalina afecta a la presión arterial, corazón y al nivel de sales en la sangre. Pudiendo ser mortal.

Jenni padece la enfermedad desde los siete años y poco a poco ha aprendido mediante un mecanismo de control mental permanecer impasible ante la sorpresa. Eso le salvará la vida.



Comentarios