Domingo, 18 de mayo de 2008

Sucedió en el último partido de los playoffs entre los Cavaliers y los Celtics. Paul Pierce, cansado de correr detrás del niño bonito de la NBA, LeBron James en una entrada de este a canasta, le agarra por el brazo provocando la falta y lanzando al '23' de los Cavs contra los periodistas.

Hasta ahí, un lance normal que sucede en cualquier partido de la NBA. Lo bueno vino justo después, cuando la mamá del llamado a suceder a Michael Jordan salió como una moto desde las gradas para defender a su retoño. ¡Con lo que nos fastidiaba cuando las nuestras hacían eso en los partidos de fútbol del cole!.

Gloria James tuvo que ser tranquilizada por Kevin Garnett y fue increpada por un avergonzado LeBron: "¡Mamá, siéntate de una puta vez!".

Tras el partido, se disculpó públicamente: "Menos mal que no es el día de la madre". Un incidente que engorda la fama de llorón y quejica que el bueno de LeBron tanto odia.¿Quieres verlo?


-Via al abordaje-



Publicado por El_brujo_66 @ 7:00  | Esto es pa verlooooo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios