Jueves, 08 de mayo de 2008

Quién no querría comerse a su novia y chuparse los dedos. Ahora es posible. Y en sentido contrario, también. Se trata de los pasteles de Michelle. Auténticas obras de arte para la vista y dulces manjares para el estómago. Lo que El Bulli llama equilibrio con la fase visual.

Una escultora que considera que su talento, lejos de exponerse en museos, ha de ponerse sobre un plato para zampárselo.

Las variedades pasan por vainilla, chocolate, limón y pastel de frutas inglés. El precio es aún más impactante que el tipo de negocio: cercano a los 300 euros por pastel.-Via Telecincoblog-

Publicado por El_brujo_66 @ 7:00  | Esto es pa verlooooo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios